Nuestra escuela no está cerrada, no hay niños sin aprender, no hay tristeza de sus caras, no hay abandono de clases. La escuela no es el edificio, sino quien lo llena, quien lo habita, quien lo hace vivo.

Sabemos muy bien de lo que hablamos. No temáis y tengáis dudas sobre vuestras certezas.

La libertad para decidir qué hacer, es vuestra.

Por eso decide y confía en nosotros.

(pincha aquí)

¡¡NUESTRA ESCUELA NO ESTÁ CERRADA!!